IDEARIO DE LA UNIDAD EDUCATIVA SANTA MARÍA EUFRASIA

 

VALORES INSTITUCIONALES

Con la protección de Santa María Eufrasia la Identidad Institucional se sostiene en los siguientes pilares:

1.     Dignidad Humana. Es el valor supremo de cada ser humano, independientemente de su condición económica, cultural y social, así como de sus creencias y formas de pensar. La dignidad humana se basa en que las personas somos imagen de Dios. Santa María Eufrasia trabajó toda su vida por la dignificación de la persona, en especial de la mujer; de aquí nace su lema: “Una persona vale más que un mundo”.

2.     Paz y no violencia. La violencia se acrecienta cada día más, sobre todo con la pobreza, la discriminación, la desigualdad, la injusticia, la exclusión. Crear y difundir una cultura de paz en este mundo convulsionado, es responsabilidad y tarea de toda institución educativa y sus maestros y maestras. Esta Unidad Educativa sigue las enseñanzas de su Santa: “Tratar a las personas con amor y firmeza”.

3.     Perdón y Reconciliación. Son recursos personales que permite promover la convivencia armónica entre las personas y construir una cultura de paz; la práctica voluntaria del perdón y la reconciliación promueve la amistad y supera las barreras del resentimiento.

4.     La Justicia. Consiste en reconocer, respetar y hacer valer los derechos de las personas, es dar a cada quien lo que le corresponde, con el fin de promover relaciones solidarias; los niños-as y jóvenes aprenden a obrar con justicia si la escuela le ofrece oportunidades estimulantes, modelos de conductas justas. Como dijo Santa María Eufrasia “Recuerden siempre amadas maestras, no tenemos derecho sobre las niñas, no podemos maltratarlas…”

5.     Tolerancia e Inclusión. La tolerancia ayuda a la convivencia, permite la relación personal y social entre personas de culturas e ideologías diferentes. La inclusión, en nuestro caso, es tener como modelo a Jesús Buen Pastor, que incluyó a los excluidos en toda su vida. “Empleen toda suerte de medios para hacer renacer en ellas la alegría…no hagan diferencias entre países y personas”.  (Conferencias) 

6.     El Amor de Misericordia. La misericordia es el amor que perdona. Hay que perdonar de todo corazón y olvidar pronto las ofensas recibidas del prójimo. Para San Juan Eudes la misericordia es una verdadera compasión de las miserias espirituales y corporales del prójimo, acompañada de una gran caridad para socorrerle según nuestras posibilidades. “La misericordia comprende todo, soporta todo, conduce todo a la meta trazada y triunfa de todas las dificultades”. (SME). Es el amor sin límites que nos entrega Dios y que nos reconcilia con Él para ser reconciliadores del mundo.

 

VALORES PERSONALES

·         Confianza: Cuando las personas se sienten respaldadas, comprometidas, alentadas y acogidas en el contexto de una relación dialogante y respetuosa Su fundamento se encuentra en lo más íntimo de nuestro ser. Se manifiesta: con tolerancia y cordialidad, afianzándose en la superación de las dificultades. No desfallezca nunca nuestra confianza en Dios. El estará siempre con vosotros, no lo dudéis. Los que confían en el señor, dice el profeta Isaías, no sólo volarán como águilas, sino que correrán sin cansarse. Vuestro aire de paz y de confianza – escribía el conde de Neuville, me ha edificado y consolidado. Encuentro tan dulce lo que me decía: que oráis tanto por mí a Jesús y maría, que merced a vuestra súplica recobro la paz del alma y la confianza en la misericordia divina.

·         Respeto a la Persona: Es la consideración, atención, deferencia o miramiento que se debe a una persona. Es el sentimiento que lleva a reconocer los derechos y la dignidad de otros. Se fundamenta en: 

1.     La dignidad de la persona

2.     La dignidad de igual a igual, compartido por todos.

3.     El respeto hacia una misma y el que se profesa al otro como persona

·         Responsabilidad: Es la capacidad de sentirse obligado a dar una respuesta o a cumplir un trabajo sin presión externa alguna. Santa María Eufrasia a través de sus actitudes y enseñanzas, se empeñó en formar a las hermanas en la responsabilidad personal y la corresponsabilidad en las decisiones comunitarias. Nada favorece tanto la buena marcha de un grupo como la presencia asidua de la educadora que recuerde la responsabilidad que le incumbe, no solo de trasmitir conocimientos intelectuales, sino más aún de velar por el bien espiritual. “Hijas mías, que su conducta sea regida por esta máxima: hagan bien cuanto hagan” (Conf. 20) Capacidad que tiene una persona de conocer y aceptar las consecuencias de sus actos libres y conscientes. Capacidad de influir, en lo posible, en las decisiones de una colectividad, al mismo tiempo que respondemos a las decisiones que se toman como grupo social, en donde estamos incluidos.

·         Trabajo en Equipo y Cooperativo: Las soluciones a los distintos problemas planteados en el diagnóstico institucional se darán colectivamente, no individualmente. Estar abiertos a las nuevas sugerencias es necesario. Se fomenta la oposición, el pensamiento crítico, el razonamiento, la idea de cambio, permanentes y dentro del marco legal general e institucional. Aprender con el método fundamentado en la cooperación entre estudiantes en busca de ayuda mutua; es crear interdependencia e interacción estudiante – estudiante – docente, quienes se unen, se encuentran, se apoyan, crean más y se cansan menos. La cooperación es el medio de transformación de la sociedad, que se practica en la dirección del aula. En esta forma de trabajo, cada estudiante es responsable de su trabajo, se comparte el liderazgo, se cambian los roles de gestión y funcionamiento.

·         Ética: La conducta humana debe estar sujeta a la aprobación social, es la que impone normativa a las costumbres y actos, se preocupa de insertar al ser humano en el contexto social. La UESME trabaja para lograr la comprensión, unidad, para respetar al otro, para ser solidario y comprensivo. Las metas personales solo se alcanzan en la comunidad y en el proceso educativo – formativo a través de la conciencia institucional.

·         Democracia: La UESME propicia la participación de todos sus miembros, que componen la institución en la planificación y actividades de desarrollo académico, cultural, social, deportivo y científico. Persona y sociedad coexisten y es la democracia la que permite esa coexistencia amable, respetuosa, para ayudarse, desarrollarse y controlarse. La democracia se sustenta sobre el control del poder por los controlados. La democracia funciona por la libertad individual y la responsabilidad de las personas; por eso la necesidad de educar en democracia para admitir la diversidad de personas, culturas, nacionalidades, pensamientos, intereses, ideas y opiniones. Democracia es confrontación, regulación de los antagonismos con ideas, no con la fuerza; es consenso y disensos, sobre todo es autonomía de espíritu, libertad de opinión, de expresión y de civismo.

·         Libertad la UESME por convicción propicia la libertad, porque ella crea en el estudiante autonomía de pensamiento y actitud; libertad es expresión libre, es conquista que exige valentía, se es libre para enfrentar los retos de la vida, de la sociedad, de la educación y para elegir lo mejor para la vida según las capacidades y límites. Desde las aulas es posible vivir la libertad como un valor que permite el libre pensamiento, libre expresión, libre trabajo, respeto al derecho ajeno, a las normas, las leyes, a los acuerdos establecidos, a la palabra empeñada, a la cultura con todas sus formas de raza, género, política y religión.

·         El Buen Vivir: El desarrollo del Buen Vivir propone nuevos modos de producir y consumir; el desarrollo humano, industrial y la igualdad de oportunidades. Las estrategias se encaminan a la democratización de los medios de producción, cambios en la producción industrial, artesanal y de servicios; democratización de la tecnología, sustitución de las importaciones; mano de obra con valor agregado y aumento de la productividad; innovación tecnológica y conectividad; transferencia del conocimiento en ciencia y tecnología; desarrollo y ordenamiento territorial, desconcentración y descentralización. Los principios se fundamentan en la democracia y la igualdad social y material; fortalecimiento de la sociedad, no del mercado; Estado intercultural y plurinacional con personas que desean vivir en sociedad; respeto a los derechos universales y relación armónica con la naturaleza.

CARISMA EUFRASIANO

EL Carisma de Santa María Eufrasia es la fuente de su pedagogía. Fue el amor misericordioso del padre, encarnado en el corazón de Jesús Buen Pastor, quien le guío en su empeño de educar con ternura y firmeza. Es la disponibilidad para acoger el amor y no poner resistencia a su reclamo. El desarrollo de la ternura exige una viva atención de actitudes: sinceridad, fidelidad, capacidad de escucha, participación en las vivencias del otro, hacer que el otro se sienta a gusto, la reserva y la discreción, la responsabilidad y el aprecio, la correcta estima de uno mismo y de los demás, con la valoración de los dones respectivos. Inspirada en María, descubrió un nuevo principio de la dignidad, vocación de la mujer y la riqueza del don personal de la feminidad, que la relacionó con la clara conciencia del don de la dádiva, del regalo que recibió María por parte del Dios. La salvación tiene que darse en toda persona, liberándola no solo del pecado, sino también de la ignorancia y de todas las falencias físicas, morales, psicológicas y de sus necesidades materiales. Esmérense, queridas hijas, por estar al corriente de las necesidades materiales de las niñas que tengan a su cargo y procuren ayudarlas. Antes de hablarles de cosas espirituales, sería bueno que ellas estén contentas del trato que reciben. Los-as educadores-as deben saber cuándo una joven tiene dificultades (familias desorganizadas, padres migrantes, problemas de soledad, tensiones, peligros de adicción, etc.) En este caso no exijan que ellas trabajen como sí gozaran de perfecta armonía. [2] Una recomendación importante es instruir a las niñas, porque de esta manera se bastarán a sí mismas y podrán ayudar a los demás. No dejen de darles lecciones de lectura, escritura, cálculo y de cuanto sirva para su formación, junto con el estudio del catecismo. Hay que formar los corazones. Ante todo, debemos nosotras conocer muy profundamente las raíces de nuestras convicciones, para luego enraizarlas en quienes nos han sido confiadas y así darles una guía que siempre les acompañe y les ayude a discernir lo bueno de lo malo. [3] Es la Pedagogía del Amor que comprende, perdona, da vida y salva. Nuestra pedagogía debe ser la del Buen Pastor que sale en busca de la oveja perdida y se la echa sobre los hombros. “Somos las manos de Dios y de alguna manera el corazón de Dios”. Todas para una y una para todas. Vuelen de flor en flor. Lleven luego al depósito común la cosecha y realizarán el trabajo misterioso de una colmena. En una colmena cada uno se ocupa del bien general, sin reservarse nada para él. Las que nacen ahora a la vida religiosa, encuentran sus celdas preparadas, y construidos los almacenes. Miles de personas vendrán después de nosotras, para gozar de la felicidad que da el señor y trabajarán ellas también para preparar el lugar a otras que les sucederán. [4]

Calendario Eufrasiano

December 2020
M T W T F S S
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31